Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

¿CÓMO HA DE MEDIRSE LA DISTANCIA QUE SE DETERMINE EN UNA ORDEN DE ALEJAMIENTO?

Publicado: 19 de Enero de 2019

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, mediante Sentencia número 691/2018 de 21 de diciembre  ha establecido que la distancia establecida en una orden de alejamiento debe medirse en la forma en que determine la resolución judicial que acuerda la medida y, en su defecto, en línea recta.

El delito de quebrantamiento de condena o medida cautelar del artículo 468 del Código Penal requiere, como tipo objetivo, la existencia de una resolución que acuerde una condena, medida de seguridad, prisión, medida cautelar, conducción o custodia. Y que se ejecute una conducta que implique el incumplimiento de la misma. Como tipo subjetivo, el conocimiento de estos elementos, es decir, que el sujeto sepa que existía tal resolución, así como su contenido, y que sepa, igualmente, que con su forma de actuar está incumpliendo lo que la resolución le impone.

Por lo tanto,el elemento subjetivo no consiste en la intención de incumplir la resolución, sino que basta con conocer que, con la conducta que se ejecuta, se incumple.

La Sala determina que

siendo innumerables las posibilidades que presenta la realidad, las características concretas de la medida de prohibición de aproximación a la víctima de un delito, dependerán de las peculiaridades de cada caso, y deja en manos del Juez o Tribunal que la acuerde la tarea de determinar, en la medida de lo posible, las condiciones en que deberá cumplirse, de modo que se obtenga la seguridad de la víctima.

El tribunal fija el criterio correcto para determinar en cada caso si la persona a la que se le ha impuesto una prohibición de aproximación se encuentra a una distancia inferior a la establecida en la misma. Las Audiencias Provinciales daban respuestas distintas a esta cuestión. Unas consideraban que la medición de la distancia debía hacerse en línea recta, y otras, en cambio, teniendo en cuenta el trayecto o los recorridos posibles que puede realizar un viandante andando o transitando por la vía pública.



Con la prohibición de acercarse a una persona, lo que se pretende es dotar de seguridad a la víctima y garantizar que pueda circular y moverse con libertad, sin esperar encontrarse físicamente con el autor de los hechos. De esta forma la medida en línea recta es la que se presenta como más segura.


"Ha de tenerse en cuenta que los avances de la técnica permiten en la actualidad que el control acerca del cumplimiento de la medida se efectúe mediante aparatos telemáticos que miden en línea recta la distancia entre dos puntos. Es cierto que se trata de un aspecto más bien práctico, pero no es irrelevante en cuanto a la garantía de obtener la seguridad que se pretende con la prohibición. En este sentido, resulta más seguro acudir al criterio de la medición en línea recta.

La corrección de los supuestos límites, será posible, en general, acudiendo a dos vías. En primer lugar, mediante el análisis de la concurrencia del elemento subjetivo. Y, en segundo lugar, incluso del objetivo, especialmente en los casos en los que, aunque la distancia prohibida haya sido rebasada, las características del lugar excluyen de forma absoluta la posibilidad de que la presencia en el mismo del sujeto obligado pueda perturbar de forma alguna la seguridad o la tranquilidad actuales o futuras de la víctima".








haz clic para copiar mailmail copiado